Me sumo al sí por la paz con alma vida y sombrero

¡Esto es una locura ! ¿Cómo así que tenemos que hacer campaña para convencer a los colombianos de querer la paz ? Creo que en la historia de la humanidad nunca se ha presentado un caso similar. Si votamos no a la paz, quiere decir que queremos seguir en guerra…pero es absurdo querer seguir en guerra, seguir odiándose, matándose, creando más diferencias… Si decimos no a la paz, no solo vamos a seguir en la guerra sino que el conflicto se va a agravar, intensificar, polarizar y todo para darle gusto a algunos políticos que quieren pasar a la historia por las buenas o por las malas, pensando en sus intereses personales y no en el bien de TODOS los colombianos.

Yo no he sufrido la guerra, no he sido víctima de la guerra, pero me siento partícipe de la guerra. Tardé muchos años en caer en cuenta que no hacer nada es participar en la guerra. Ser colombiana y seguir viviendo como si nada estuviera  pasando a mi alrededor crea violencia, pues quiere decir que no tengo por qué preocuparme mientras que muchos (la mayoría en Colombia) viven la guerra diariamente, se desplazan para poder sobrevivir, pierden sus familias, su casa, sus amigos y son estigmatizados por el resto de los colombianos, que observan sin actuar. 

 

Tuve que viajar al exterior para darme cuenta de tantas injusticias y desigualdades en Colombia, para empezar a reaccionar y hacer algo. No me da vergüenza decirlo pues es la realidad. Nos educan en cajas de cristal, protegidos de todo y con el sentimiento que tenemos derecho a todo, sin dar nada a cambio. ¿Por qué tan pocos tienen mucho y muchos tienen tan poco ? ¿Como podemos disminuir esta brecha ?

“Más vale tarde que nunca”, me dije un día y me lancé a crear una asociación con el objetivo de hacer algo para cambiar esta situación que tanto me choca. Otros me han seguido y nos hemos comprometido con algo concreto, es mejor aportar un  ladrillo que nada. Un ladrillo que achica las diferencias de oportunidades que existen en Colombia.

 

Digamos sí a la paz y comencemos juntos a construirla, hagamos algo, poco o mucho, pero no nos quedemos como espectadores, impotentes e insensibles y acomodados a esta realidad. Seamos constructores de la paz, mirando hacia adelante sin olvidar el pasado para no volver a cometer los mismos errores.

 

Luchemos para que dentro de algunos años, 5…10…20 o 30 años podamos con orgullo contarle a nuestros nietos como contribuimos a este proceso, pero no esperemos tantos años para comenzar a vivir la solidaridad, la justicia y el respeto por la vida.

 

¡Vote sí por Colombia!

Teresa Muñoz-Acosta

Directora

Asociación Saberes Compartidos