Mas sobre los rincones de lectura 

Por Mathilde Bon

El año pasado, Lectures Partagées apoyo la creación de varios rincones de lectura en seis veredas del departamento de Nariño, dotándolos con libros, juegos, estantes y cojines, asi como dando capacitaciones en promoción de lectura y administración bibliotecaria.

Después de haber estado un mes en estas veredas y de haber  pasado mucho tiempo en estos sitios, creo que es mi turno ahora de tratar de describir lo que pasa alli. Pero hace varios dias que estoy bloqueada tratando de escribir este artículo...Cómo describir la vida en estas bibliotecas sin que parezca banal o aburrido? por dónde comenzar?

 

Podría comenzar contándoles sobre el adolescente de 14 años que lee un libro sobre las rodillas de su mama, o los niños que aguantan la risa cuando retomo la lectura de un cuento con mi español con acento francés. Podria hablarles del curso de guitarra, de los asiduos que ensayan, ensayan y ensayan una misma melodia hasta que son capaces de tocarla y de aquellos que se imaginan ya delante de un enorme publico y que se interesan poco por el resultado sonoro y combinan melodia, ritmo, canto y danza. Podria hablarles de este niño de once años que viene para decirme que a él no le gusta leer y de mi incomodidad delante de esta revelación.

O de este mismo niño que, para meter mas el dedo en la herida y confirmar lo que me acaba de decir, mira un clip de reggaeton en Internet. O de mi alivio, cuando este mismo niño, cuando se termina su turno en el computador, corre a buscar todos los libros sin textos que se conoce de memoria y con su imaginación desbordante comienza largas narraciones mirando unicamente las imágenes...

 

Pero finalmente, no.... No voy a hablarles de todo esto. Voy a tratar de describir un poco las dinámicas comunitarias que animan estos rincones de lectura, porque es esto lo que hace que sean tan especificas.

En la mayoria de las veredas, cuando los rincones de lectura al principio estaban pensados como espacios destinados a las escuelas, los habitantes se organizaron rapidamente para sacar los materiales de los salones de clase y ponerlos en espacios comunes (ya sea en una casa comunitaria, o de un salon de reuniones de la escuela o tambien en un cuarto en la casa de alguien que lo presta generosamente) para que toda la comunidad puede acceder. 

 

Estos rincones de lectura siguen siendo utilizados por l@s docentes durante las mañanas, y tambien por el resto de la comunidad fuera de los horarios escolares.

 

 

De esta manera, estos simples rincones de lectura, estos pequeños espacios fisicos se transforman en sitios de encuentro, de intercambio, entre diferentes generaciones.

 

Esta "autgestión" no es siempre facil de organizar y de concretizar: en algunas de las veredas, el trabajo colectivo esta bastante desarrollado (como es el caso de San Francisco Bajo donde 24 madres de familia se organizaron por parejas para atender por turnos la biblioteca), mientras que en otras  el numero es mas reducido y toda la responsabiidad cae sobre algunos unicamente. En estos casos seria mas facil contratar un bibliotecario, de darle un salario y mantener la biblioteca abierta durante horarios fijos. Pero entonces este lugar perderia probablemente una parte de su riqueza, de su dinámica relacionada al hecho que cada uno juega un papel para hacer vivir este lugar.

Es por esto que, mas que simples rincones de lectura, estos espacios fisicos se transforman en sitios de encuentro y de intercambio entre diferentes generaciones. Desde ahi se desarrollan nuevos proyectos, porque estos espacios donde se comparte, son no solamente una fuente de accion y de creacion, sino tambien la condición física para la realización de esos proyectos. Porque sin espacio comun para reunirse, guardar material u organizar diversas actividades, seria muy dificil concretar esos deseos. 

 

Con estas pocas lineas damos a conocer los retos a los que se afrontan los rincones de lectura. Habria mucho mas para decir , para contar...A mi , lo que mas me gusta, es esta construcción permanente que caracteriza estos sitios. Nada esta garantizado, todo esta por construir, destruir y volver a construir.

 

- Mathilde Bon - 

Los habitantes se organizan  por turnos, una o varias personas, para atender voluntariamente  la biblioteca.

 

Lecture de contes aux enfants du hameau de Quebrada Honda

Moment de jeux au coin lecture de Garcés Bajo 

Nicolas fait la lecture aux filles de San Francisco Bajo 

Un enfant captivé par le jeu à Garcés Bajo